Definición e historia de las llaves


Una llave es un instrumento que se usa para abrir y cerrar las cerraduras.
Estas llaves nos ayudan a abrir las cerraduras, las cuales funcionan con un mecanismo y nos permiten guardar y cerrar cosas que deseamos proteger o dejar seguras, como pueden ser coches, casas, cajas fuertes...

Hay que decir que a lo largo de la historia ha habido diferentes tipos de cerradura, las cuales se han ido mejorando para hacer que el funcionamiento de las mismas tenga un resultado más seguro y sencillo para su utilización.
Las primeras cerraduras que se conocen son cerraduras bastante grandes como la de los castillos y grandes mansiones que necesitaban grandes llaves para abrir y cerrar las mismas, por lo que esta labor resultaba bastante compleja ya que el tamaño tanto de la cerradura como de la llave era bastante grande.
Según fue pasando el tiempo durante el siglo XX los modelos tanto de cerraduras como de llaves han ido evolucionando hacia un tamaño bastante más reducido, lo que permite un mayor manejo de las mismas. Además poco a poco, gracias a la dominación de la temática, se han ido creando una gran gama de llaves de todo tipo, lo que ahora mismo permite en la actualidad elegir que tipo de llave y cerradura se desea tener según el objeto.

La mayoría de las llaves son de estilo clásico, es decir, de acero o incluso algunas antiguas de hierro, aunque en la actualidad hay cada vez más llaves electrónicas, como pueden ser las llaves de las puertas automáticas, vehículos...

Las llaves tienen una pieza de metal con dientes. Estos dientes se adaptan a la forma de la cerradura para que una vez introducida la llave, esta haga abrir el mecanismo de la misma y permitir así abrir el objeto o la puerta. Para ello solamente hay que girar la llave.

932433770 atención 24 horas

No hay comentarios:

Publicar un comentario