Consejos del tío Paul, no te olvides de las llaves!!!

Como es común en las sociedades de estos tiempos, el stress laboral hace estragos en nuestro cuerpo y quizás en nuestro espíritu también. Para no sufrir enfermedades propias de estos días, debemos tomar una decisión, no podemos dejar pasar la oportunidad de descansar cuando podemos hacerlo. Tomando esto como preámbulo, les cuento lo que me sucedió días atrás.

Un fin de semana cualquiera, como ya es costumbre para mi familia, nos aprontamos para tener un hermoso fin de semana en la playa. Nuestra casa de descanso se encuentra a 430 kilómetros de la ciudad en la que vivimos, trabajamos y estudian nuestros niños.

Con el entusiasmo de llegar, instalarnos y pasar unos días increíbles, cometí un error reparable fácilmente en la ciudad y en horas diurnas, me apresuré en abrir la puerta de la casa, pero me nunca se me ocurrió pensar que no había llevado la llave.

A 120 kilómetros de la ciudad más cercana, y a las 2 de la madrugada, se convirtió en un error irreparable.

Cualquier cerrajero lo haría muy sencillo, porque tiene además de la experiencia que el oficio le proporciona, las herramientas adecuadas para realizar este tipo de “salvataje”.
Esa noche pasó de la peor manera, entramos a la casa, pero con el vidrio que tuvimos que romper para entrar, hizo que no pudiéramos dormir por el viento y el frío..

Solucionamos al otro día con la ayuda de un cerrajero, y alguna herramienta desconocida por mí, pero evidentemente quedó grabado a fuego el error cometido.

Al llegar a la ciudad comencé a buscar esa herramienta “mágica” que fue fundamental para abrir mi cerradura aquella noche, y no demoré mucho tiempo en encontrar varias opciones, las cuales quiero compartir con ustedes;

Averiguando encontré un juego de 6 piezas de ganzúas de acero tipo “peine”, para resortes con un grosor de 0,7mm, permite abrir algunos cilindros de producción antigua (como el de mi casa) y muchos candados actuales fabricados en Asia. Este tipo de ganzúas permite empujar todos los pitones completamente debajo de la línea, entre el rotor y el cuerpo, dejando el rotor libre para ser girado.
Este es el primer consejo del tío Paul para que no pasen por situaciones desagradables.

Recuerde si tiene un problema llámenos al 902 80 80 55.

2 comentarios:

  1. gracias estos consejos me han salvado la vida, la verdad no sabia y no tenia idea de lo que eran las cerraduras de ganzúa ahora se y ya me contacto con un cerrajero, grcias.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro que te haya ayudado.

    ResponderEliminar